COMUNICADO DÍA MUNDIAL CONTRA LA TRATA DE PERSONAS

Una juventud responsable contra la trata de personas

El Consejo de la Juventud de Extremadura, CJEx, inicia una campaña en redes sociales de información y sensibilización contra el tráfico humano, prestando especial atención a la explotación sexual y a la figura del consumidor de sexo de mujeres explotadas y esclavizadas.

“Contra la trata di no a este consumo, di no a esta explotación”, es la frase empleada por el Consejo de la Juventud de Extremadura, CJEx, para sensibilizar sobre el tráfico de seres humanos. Con ella el organismo pretende concienciar sobre uno de los problemas mundiales más graves existentes por esclavizar y privar de dignidad a millones de personas, en una de sus formas más conocidas, la explotación sexual.

Los agentes sociales claves alertan de que la problemática está extendiéndose entre las personas jóvenes. Por un lado, las víctimas son cada vez más pequeñas. Según Naciones Unidas, una tercera parte de los casos detectados de explotación sexual afecta a niñas. Aquí en nuestro país aumentaron un 25% en un año, y en la región Adhex, la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura, señalaba hace poco que es sufrida por entre 30 y 40 menores. Por otro lado, también se está alertando de un aumento del consumo por parte de un sector de la población joven masculina. Hay ciertas conductas que están convirtiéndose en habituales, como terminar celebraciones y fiestas en locales donde tiene lugar la explotación sexual.

Como consecuencia, el Consejo de la Juventud de Extremadura insiste en que estos consumidores contribuyen al tráfico de personas con fines de explotación sexual. Por eso durante varias jornadas, aprovechando que el 30 de julio es el Día Mundial contra la Trata de Personas, quiere hacer visible este problema, poniendo el foco en la figura de la persona que consume como clave para su erradicación, mediante mensajes informativos y videos cortos en las redes sociales. Además, iniciará una serie de recursos explicativos sobre el tráfico de seres humanos, cuyos fines pueden ser también trabajos forzosos, servidumbre doméstica, mendicidad o extracción de órganos. Son acciones que suponen sólo un punto de partida para concienciar sobre un problema mundial que en la actualidad atenta contra los Derechos Humanos de millones de personas en todo el mundo.

La esclavitud del presente

No se trata de un problema lejano, según datos oficiales de la Policía Nacional el pasado año unas 14.000 mujeres en España fueron explotadas sexualmente, la mayoría de ellas menores de 25 años. Supone una tercera parte de las víctimas captadas por redes, ya que nuestro país es el tercero a nivel mundial en el que más hombres pagan por tener sexo. De hecho, mueve 5 millones de euros diarios en todo el territorio, siendo en el mundo uno de los negocios ilícitos más lucrativos tras el tráfico de armas y de drogas.

En Extremadura se estima que unas 2.000 mujeres se prostituyen, casi todas extranjeras, las cuales el CJEx considera que en la mayoría de casos podrían ser víctimas encubiertas de la trata de personas. Pero son datos imprecisos, que cabe la posibilidad que sean mayores, por el descontrol de los pisos particulares en los que se desarrolla y por la continua movilidad geográfica de las víctimas dentro de las redes creadas de explotación sexual. De hecho, en Delegación del Gobierno de Extremadura afirmaron recientemente que desde 2013 sólo hay constancia de cinco casos de intervención policial por este delito.

Por una Extremadura libre de trata

El CJEx recuerda que la mayoría de los parlamentarios extremeños firmaron los 12 Compromisos para la Juventud, entre los que estaba el de centrar esfuerzos para convertir a Extremadura en una región libre de trata de personas con fines de explotación sexual, que suele ser una forma silenciada de violencia de género. Una propuesta del organismo en esta materia, lanzada desde hace tiempo, es la de la concesión inminente de la Renta Básica a mujeres explotadas sexualmente, de forma que les sea más fácil salir de las redes y organizaciones que trafican con ellas.

La región cuenta desde 2015 con el Protocolo de Extremadura contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, el cual atiende también a la sensibilización. Además, son varias las instituciones y organizaciones dedicadas a combatir esta lacra tanto en el ámbito de la prevención como en el de la ayuda a las víctimas. Más información de la campaña del CJEx contra la trata de personas disponible en la página web www.cjex.org.