NOTA DE PRENSA

El Consejo de la Juventud de Extremadura exige a la Junta de Extremadura una alternativa urgente de apoyo al colectivo juvenil tras haber suprimido la línea de subvenciones a las entidades juveniles 

____

La convocatoria salía durante los primeros meses del año. Este 2020 ya había sufrido un retraso notable antes del COVID19. Desde el CJEx alertan de que su eliminación supone un retroceso en la efectividad de los derechos de la juventud extremeña. 

 

El colectivo joven empieza a sufrir ya las consecuencias de la crisis provocada por el COVID-19. En los últimos meses, las personas jóvenes han sido las más afectadas por los despidos, una situación que agrava la precariedad laboral que ya vivían antes de la pandemia, donde ocupaban las tasas más altas de desempleo o de subcontratación y temporalidad laboral, y que lamentablemente debido a la actual situación que vivimos no han mejorado. Ahora, en Extremadura, hacen frente a otro obstáculo: el de no disponer de fondos para continuar con la actividad de sus asociaciones juveniles.

El CJEx recuerda que en esta comunidad hay más de 200 entidades de carácter juvenil, en su mayoría rurales, donde centenares de menores, adolescentes y jóvenes son las beneficiarias de acciones que solo se llevan a cabo en muchas comarcas si estas asociaciones las ponen en marcha. Entidades que desarrollan un importante papel para la participación y la inclusión desde la educación no formal.

En este sentido, el propio Gobierno de España ha reconocido que no es un asunto menor, en palabras del vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, en la pasada sesión del día 4 de junio, de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica “han sido meses muy duros para niños, niñas y adolescentes… por tanto, el ocio educativo este verano va a ser más esencial que nunca, no solo por una cuestión de facilitar la conciliación familiar a muchos padres y madres que continúan trabajando sino también porque la educación no formal puede reforzar el aprendizaje de valores que se vieron paralizados por la pandemia y puede contribuir también a recuperar la socialización entre iguales tan necesaria después de tantas semanas de confinamiento”

A nivel nacional, el Instituto de la Juventud (INJUVE) en coordinación con el Ministerio de Sanidad y las entidades juveniles han definido una normativa que permita celebrar los campamentos de verano en condiciones de seguridad. Es por ello, que tras haber mantenido reuniones con las asociaciones y entidades juveniles de Extremadura, el CJEx reivindica que se estudien nuevas vías de financiación para las mismas, para protegerlas asegurando su sostenibilidad en el tiempo, que les permita adaptar sus actividades de este verano y en lo que queda de 2020, como los tradicionales encuentros y campamentos que se venían celebrando cada año y para seguir facilitando la labor que hacen en pro de la conciliación familiar y especialmente, de promoción y desarrollo de la vida en los pueblos.

Para muchas personas jóvenes, las asociaciones son los espacios seguros en los que crecen colectivamente y adquieren habilidades y competencias que les ayudan en el resto de ámbitos de sus vidas. Además, la participación juvenil permite a este colectivo poner en común sus necesidades y hacerlas llegar hasta donde se hacen las políticas públicas de nuestra región. Son, en definitiva, los lugares donde pueden hacer efectivos los derechos conferidos en el artículo 48 de la Constitución Española.

Algunas de las peticiones que se consideran imprescindibles para la supervivencia de las organizaciones juveniles, y que las propias entidades han trasladado al Consejo de la Juventud de Extremadura, son las de recibir fondos para adquirir equipos de protección individual (mascarillas y geles hidroalcohólicos) que les permitan adecuar sus actividades a las nuevas normas de seguridad, así como una financiación que les permita cubrir los gastos fijos de luz, agua y de actividades básicas que muchas tienen. Desde el Consejo de la Juventud de Extremadura, como organismo que representa a las personas jóvenes de nuestra comunidad autónoma, se insta a la Junta de Extremadura y a la Consejería de Igualdad y Portavocía, de la que depende el Instituto de la Juventud de Extremadura, a crear una mesa de trabajo conjunta con el único fin de buscar nuevas formas alternativas para garantizar el asociacionismo juvenil en la comunidad. Esta línea de subvenciones es la única fuente de financiación estable y abierta a todas las asociaciones. Un movimiento asociativo siempre necesario, que se ve si cabe ahora más urgente salvaguardar, por su trabajo en la dinamización comunitaria, especialmente de zonas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social y por su promoción y protección de la salud y el bienestar.