El colectivo juvenil, el más precario ya antes de la pandemia

El Consejo de la Juventud de Extremadura aporta datos sobre la situación de las personas jóvenes justo antes de la pandemia 


Hace unos días, el Consejo de la Juventud de España publicaba su Observatorio de Emancipación, la edición correspondiente al segundo semestre de 2019. A pesar de tener que esperar al próximo número para conocer cómo ha afectado la pandemia a la situación de la juventud en nuestra región, en este informe ya se aportan algunos datos sobre la misma.

El organismo señala que “este análisis de la situación socioeconómica pre-COVID19 tiene especial relevancia, puesto que permite examinar los recursos con los que las personas y los hogares jóvenes podían contar para enfrentarse a la pandemia”. En el caso de Extremadura, la tasa de emancipación habría notado un aumento significativo, solo comparable con Euskadi y en relación al resto del territorio nacional, donde la tasa de emancipación residencial de la población joven es del 18,7%. El esfuerzo económico que debe hacer una persona de entre 16 y 29 años en la comunidad para acceder a una vivienda, tanto de compra como de alquiler, es de los más bajos, sin embargo y así lo advierten en el estudio, estas cifras no son sinónimos de mayor emancipación de una persona joven en solitario en Extremadura. 

La población joven en nuestra comunidad tiene mayores dificultades para alcanzar una estabilidad económica, ocupando en 2019 la segunda tasa de paro juvenil más alta del país (39,7%) con un aumento anual de 1,6 puntos y con una fuerte incidencia del desempleo de larga duración (41,3% frente al 28,1% para el conjunto estatal). Sin olvidar, que para aquellas personas que sí trabajan, el salario es de lo más bajos de toda España, con una media de 9.764,27 euros netos anuales. En conjunto, esta precariedad de las condiciones socioeconómicas convierten a la población joven extremeña en un colectivo altamente vulnerable ante la pobreza y la exclusión social, que según datos del Observatorio de Emancipación sigue saliendo de la región por la falta de oportunidades, algo que se refleja en la pérdida de población joven. 

Por todo ello, el Consejo de la Juventud de Extremadura, en colaboración con otros consejos territoriales y con el Consejo de la Juventud de España, ha firmado un Manifiesto por la Juventud. Un Manifiesto que expone los datos de este informe y adelanta ya otros del actual panorama por el que pasan las personas jóvenes, alertando de las consecuencias que la actual crisis socioeconómica puede tener para la juventud, como las que ya hubo en la anterior crisis de 2008. El documento recoge una serie de medidas y propuestas en torno a las condiciones socio-laborales de la juventud, la gestión del ocio y el tiempo libre, las políticas de juventud y la participación democrática. Por último, también hace un llamamiento a la responsabilidad, especialmente a los medios de comunicación, para que no se creen estereotipos negativos sobre la juventud en nuestro país.