Mujer, joven y extremeña, el perfil con menos posibilidades de encontrar un trabajo decente en España

Aprovechando el 7 de octubre, Día Internacional del Trabajo Decente, el CJEx denuncia la difícil situación laboral y económica que se encuentra la juventud extremeña

El Consejo de la Juventud de Extremadura quiere poner de manifiesto la precaria situación de muchas personas jóvenes en su ámbito laboral y la falta de oportunidades que ofrece la región en cuanto a empleos dignos para la juventud, incidiendo en los datos que nos colocan en el vagón de cola del país en cuanto a paro, salarios y oportunidades en materia laboral, que tiene consecuencias en la fuga de talento y la baja tasa de emancipación joven en la región.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el empleo como aquel “trabajo efectuado a cambio de un pago, bien sea salario, sueldo, comisiones o propinas.”, sin embargo el empleo digno es el que permite el desarrollo de las propias capacidades de la persona, siendo el trabajo decente aquel que respeta los principios y derechos laborales fundamentales, permitiendo un ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado, sin discriminación de género o de cualquier otro tipo, y con protección y diálogo social.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), Extremadura tiene una tasa de paro del 45.6% en 2018 entre menores de 25 años, prácticamente la mitad de las personas jóvenes de la región no tienen empleo, y la mayoría llevan más de un año sin trabajo buscando activamente una ocupación. Este dato se agrava entre las mujeres extremeñas, cuya tasa de paro joven supera el 52%.

Además, en la Encuesta anual de Estructural Salarial del INE, en Extremadura el salario medio entre personas jóvenes con menos de 25 años es de 8.100 euros anuales, mientras que la media española supera los 11.000 euros al año. Por hacer una comparativa, este precario salario de la juventud extremeña significa disponer de solo 530 euros al mes para vivir, una cifra inferior en más de 200 euros al salario mínimo interprofesional (SMI) establecido en España. Este problema se vuelve a agravar entre las mujeres, ya que su salario es inferior en un 15% a la media del conjunto de la juventud.

Todos estos datos tienen consecuencias, y están provocando múltiples problemas entre la juventud extremeña que afectarán al futuro de toda la región, como la salida de personas jóvenes fuera de la misma para encontrar un trabajo o la falta de emancipación por no disponer de recursos suficientes para desarrollar una vida independiente fuera del ámbito familiar.

Desde el Consejo de la Juventud de Extremadura se pide a toda la sociedad extremeña, sus representantes en la política, en la economía y a responsables de empresas, sindicatos y entidades sociales, un acuerdo en materia económico-laboral que posibilite la generación de oportunidades para la juventud extremeña y garantice el desarrollo sostenible de la región para las próximas décadas.