Click to listen highlighted text!

OBSERVATORIO DE EMANCIPACIÓN JOVEN

El riesgo de pobreza y exclusión social alcanza al 43% de la juventud con empleo.

  • Según los últimos datos del Observatorio de Emancipación Joven del Consejo de la Juventud de España, la tasa de pobreza o exclusión juvenil extremeña vuelve a repuntar afectando a la mitad de la población joven y alcanzando valores máximos, por primera vez, entre las personas jóvenes ocupadas con una subida del 15,5%. La mitad son mujeres frente al 37% de hombres con empleo.
  • La tasa de paro juvenil es la mayor de España, del 43%. Tres de cada cuatro jóvenes en paro tiene experiencia previa y más de la mitad lleva más de un año buscando empleo.
  • Cerca de 2.000 jóvenes han emigrado a otras Comunidades Autónomas.

Desde el año 2013, Extremadura ha perdido a 14.660 personas jóvenes, con una media de 4.000 chicos y chicas menos por año en los últimos analizados. Al conocido fenómeno de la despoblación se unen otros factores que han provocado la marcha de la juventud registrada, sobre todo, a otras Comunidades Autónomas. Una de las causas es la situación de vulnerabilidad que atraviesa el colectivo joven extremeño por la que, de nuevo, vuelve a alcanzar un riesgo de pobreza y/o exclusión social del 50% según el indicador AROPE, pese a que en 2016 había bajado de forma leve (un 8%). Así lo señala el último estudio del Observatorio de Emancipación Joven editado por el Consejo de la Juventud de España. Pero lo más preocupante es la subida sufrida de esta tasa entre la población joven con empleo afectando a un 43% de jóvenes que trabajan. Se trata de una diferencia escasa (inferior al 15%) entre la juventud ocupada con la parada, mientras que en el resto del conjunto del país la media diferencial es del 40%.

Uno de los principales motivos por los que hay una mayor incidencia de la pobreza entre la juventud empleada es debido a que el salario medio de la juventud en la región es el más bajo de España, de 9.207,37€ anuales. Además, el coste de los suministros y servicios de la vivienda a los que tiene que hacer frente una persona joven han aumentado un 25% en el último año. La precariedad del empleo del colectivo juvenil sigue marcada por la temporalidad, con una tasa del 59% y una caída interanual del 13% de contratos indefinidos: las nuevas contrataciones realizadas a jóvenes son temporales. Más de la mitad no llevan ni un año en el mismo centro de trabajo. La parcialidad es del 22% y quienes la sufren, salvo un 2%, desearían trabajar más horas. Por otro lado, seguimos siendo la Comunidad Autónoma que tiene a un mayor número de jóvenes trabajando en un puesto que requiere una formación menor de la alcanzada, con una sobrecualificación del 65%. Destaca también que, en el último año, la población joven asalariada ha descendido en más de 3.200 personas y el porcentaje de jóvenes autónomos, del 10%, dobla la media española.

La otra cara de la moneda es la del paro, cuya tasa juvenil se sitúa en el 43% como la más elevada de toda España. Sigue siendo un problema crónico porque también estamos a la cabeza en el desempleo de larga duración, con un 58% de personas jóvenes paradas que llevan un año buscando empleo, lo que supone una subida interanual de un 33%. Además, 3 de cada 4 jóvenes en paro ha trabajado de manera previa.

Llama la atención que la pérdida de población joven activa e inactiva es similar, de más de 2.000 personas. Al igual que la producida por la emigración, que continúa cercana a esta cantidad con casi dos millares de jóvenes que salen oficialmente a otras Comunidades Autónomas, en su mayoría en edades comprendidas entre los 25 y 29 años. El Consejo de la Juventud de Extremadura, CJEx, recuerda que los datos de la emigración no son completos porque mucha de la gente joven que se marcha tarda en registrarse en su lugar de destino.

La pobreza, el paro y la parcialidad juvenil tienen rostro femenino.

Las chicas de entre 16 y 29 años de la región lo tienen más difícil todavía que los chicos de su misma edad. En primer lugar, la mitad de las que tienen trabajo sufren riesgo de pobreza o exclusión social frente al 37% de los hombres, es decir, una diferencia entre ellas y ellos del 13%. En segundo lugar, el incremento del paro está concentrado en las jóvenes con 604 nuevas paradas en el último año. Y en tercer lugar, la parcialidad ha tenido una subida del 32% entre el colectivo joven femenino afectando a un porcentaje similar de ellas. También ganan algo menos que ellos con una brecha salarial de 179€ anuales.

Emanciparse es posible, pero en compañía.

A pesar de todo, parece que por primera vez la gente joven no ha tenido que regresar a vivir a su hogar de origen, como ocurría en los últimos años, porque casi 3.000 personas han conseguido emanciparse en los últimos seis meses. Aunque instalarse por su cuenta en solitario sin sobreendeudarse es inviable, tanto en régimen de alquiler como en propiedad, para hacerlo necesitaría ganar un 34% más. Por último, señalar que la opción mayoritaria de emancipación entre la gente joven es la de alquilar la vivienda donde residen.

Propuestas juveniles de DiALÉctica

Este año el Consejo de la Juventud de Extremadura desarrolló un proyecto europeo, DiALÉctica, formado por una serie de encuentros entre más de 60 jóvenes de la región y del Alentejo portugués dedicados a distintos temas que trataron también con los políticos que participaron. En ellos propusieron medidas sobre empleo juvenil como mejorar y gestionar los recursos existentes, por ejemplo, con la creación de un observatorio que regule el cumplimiento de las empresas e instituciones que reciben fondos para la contratación de menores de 30 en la que se favorezcan condiciones dignas y estables. Otra propuesta es la de reducir la jornada a personas mayores de 60 años para que entren jóvenes por ellas, de forma que se deje de alargar la jubilación.

Apuntaron que el aprendizaje debería tener en cuenta el mercado laboral para que haya más trabajos adecuados a la titulación académica de las personas. También consideraron el campo como una gran salida laboral en la región aunque para ello es necesario revalorizar el mundo rural. Por todo, destacaron, además, la necesidad de mejorar las conexiones extremeñas de transporte, aprovechando en las del interior de la región la estructura de mancomunidades y ofreciendo horarios compatibles con las necesidades que cubran.

Observatorio Emancipación de Extremadura (1er Semestre 2017)

¡Reproducir texto resaltado!